Este 10 de octubre, alumnos del bachillerato 5 de la Universidad de Colima, se sumaron a 180 países en la celebración mundial de Hour of Code.

La entrada de las Tecnologías de Información y Comunicación en (TIC) en el marco educativo ha traído consigo modificaciones en la manera de enseñar, aprender, administrar y configurar las instituciones. De ahí que desde finales del pasado siglo se habla de la integración en materia tecnológica. Diversos estudios (Cox, 2006; Ringstaff y Kelley, 2012; Carnoy, 2004; Rubagiza, 2014), han explorado e identificado los sobresaltos, cambios graduales, retrocesos y asimilación en TIC.

Caldevilla y González (2011), hacen énfasis en la flexibilización de los procesos de enseñanza- aprendizaje; Lankshear y Knobel (2011) recuperan el impulso a la cultura digital que la dupla tecnología y educación propició; Sánchez y Salinas (2008) revisan la adquisición de nuevas competencias que se adquieren con el uso de tecnología en las aulas y que se trasladan al ámbito social. Phelps y Maddison (2014) se concentran en la importancia de la creación de marcos reguladores al interior de las instituciones educativas, al igual que Gil-Juárez (2010) que habla de la construcción de políticas escolares para delimitar los entornos sociotécnicos.

Hablamos entonces de la necesidad de que las TIC se incrusten en el ámbito educativo de una forma proactiva y gradual, a través de pequeñas iniciativas que al final del día, coadyuven en la transformación del ecosistema tecnológico. Bajo esta filosofía es que alumnos del Bachillerato 5 de la UCOL, se sumaron a la iniciativa de la Hora del Código. Code es una organización sin fines de lucro fundada en 2013 por Hadi y Ali Partovi y, dedicada a fomentar entre adolescentes y jóvenes, acceso a las ciencias de la computación. Entre las iniciativas de Code, se encuentra la Hora del Código, (The Hour of Code, por su nombre en inglés). Miles de instituciones a lo largo de 180 países se han acercado a la programación a través de cuatro laboratorios digitales: videojuegos, aplicaciones móviles, lenguajes especializados y robótica. 

Este año entre el 7 y 13 de octubre, se registraron más de 13,600 eventos a nivel mundial, de los cuales 800 se ubicaron en México. La Universidad de Colima, albergó en el bachillerato 5 de Tecomán un evento oficial, en la cual más de treinta alumnos de la dependencia se reunieron para aprender durante dos horas, elementos de HTML e inteligencia artificial. Guiados por Francisco Iván Lepe Salazar, profesor de la Facultad de Telemática de nuestra máxima casa de estudios, quien ha trabajado con el alumnado desde hace 5 semanas con el proyecto Código Frida.

El objetivo de Lepe Salazar es mostrar a los jóvenes que la tecnología puede ser accesible para todos y además, puede convertirse en un catalizador de cambio social. Visión que se alinea con iniciativas como la Hora del Código, que de la mano con empresas como Amazon, Facebook, Google y Microsoft han desmitificado la noción de que la codificación es asequible solo para algunos sectores y han mostrado que basta con tener acceso a los conceptos básicos.