Desde 2007 por iniciativa del Consejo de Europa se celebra el Día Internacional de la Protección de Datos (Data Privacy Day), con el fin de generar conciencia y promover buenas prácticas en el almacenamiento, manejo y protección de datos privados. En términos de Internet, la privacidad se concibe como el dominio que tenemos sobre nuestra información para limitar la cantidad de personas autorizadas a verla.

Las fotografías, documentos, ubicación geográfica, red de amigos, preferencias y consumo de contenidos son datos que deben ser compartidos con exclusividad. Lo anterior en virtud del alcance masivo que supone la web. Para el #ObservatorioTIC de la Universidad de Colima, es vital fomentar cultura digital a partir de pequeñas acciones, hoy abordamos el oversharing.

El oversharing hace referencia a compartir de manera desmedida información. Es un fenómeno que se da con recurrencia en redes sociales y consiste en publicar sin reflexión, datos que pueden caer en manos de terceros y a partir de los cuales se puede gestar un ciberataque. Para reducir el margen de actuación de los peligros en Internet, basta configurar la privacidad; a continuación te sugerimos dos sencillos pasos para la protección de datos en Twitter.

Paso I. Delimita el alcance de tu información

Dentro del menú–Configuración y Privacidad-, al seleccionar –Privacidad y Seguridad-  se tienen tres opciones:

  1. etiquetas en fotografías
  2. protección de los tweets
  3. ubicación

La primera opción regula el etiquetado en publicaciones de terceros y por consiguiente ser vinculado con otros contactos. La protección de los tweets, sólo los usuarios que aceptaste como seguidores pueden tener acceso a la información. En cuanto a la ubicación, eso evita que sea público el espacio desde el cual usaste la red social.

Paso II. Vinculación con otras aplicaciones y dispositivos

En la sección –Aplicaciones y dispositivos- se puede identificar a las aplicaciones con las que Twitter se conecta y con las cuales comparte información. Además muestra los equipos desde los que se accede a la cuenta y así poder administrarlos.

Con acciones mínimas podemos contribuir a la protección de datos y a la práctica de la cultura digital.