El pasado jueves 05 de septiembre, se celebró Mexico Health Summit 2019, un evento que congrega a investigadores, empresas y múltiples miembros del área de la salud. Entre conferencias, paneles y mesas de discusión, se reflexiona sobre los temas de mayor importancia en la industria de la salud. Este año, por ejemplo, se abordó el papel de las nuevas tecnologías en la manera en que se practica la medicina y en las implicaciones que ésta ha propiciado en la industria farmacéutica, la investigación y el desarrollo tanto de patologías, como de la propia infraestructura de los hospitales.

Víctor Saadia, fundador y actual CEO de Biocenter, destacó que el futuro de la medicina es prometedor ha raíza de la llegada de la robótica, la impresión 3D, el seguimiento y correlación de factores detonantes de algunas enfermedades a través del big data, la terapia celular y genómica personalizada y a menor costo. Además enfatizó que la neurotecnología pone a la mesa, el reconocimiento de la salud 4.0 en la que prevenir ya no es únicamente un paliativo, es un complejo sistema de proyección que va desde ejercicios sencillos como las recetas electrónicas, hasta el uso de aplicaciones móviles, que desde el teléfono, facilitan el seguimiento de los pacientes.

Saadia, quien es uno de los líderes en el trabajo con células madre, habló también de los desafíos que la tecnología supone; para él, el sistema de salud mexicano debe resolver problemas que son más apremiantes: garantizar el acceso a la salud, dar continuidad a la cadena de suministros de medicamento e inclusive la necesidad de hacer hincapié un donde el médico vea de manera orgánica el padecimiento. El evento también puntualizó la urgencia de que se generen nuevos marcos regulatorios, tanto normativos como éticos, sobre el uso de la tecnología que faciliten el ejercicio médico y, que al tiempo, clarifiquen los límites a los usuarios.

Entre los más de 175 líderes participantes, se guiará además, el desarrollo de Mexico Health Review, una publicación que compilará, las decenas de reflexiones en cuanto a soluciones, redes de negocios, industria farmacéutica y por desde luego, la innovación tecnológica. Es vital destacar que, en términos de tecnología, la separación entre el sector público y privado es requiere una labor adicional. No sólo en cuanto a infraestructura, sino también en lo que concierne a la visión de la salud, la noción sobre tendencias, desafíos y generación de cultura del bienestar.