La semana pasada el Banco de México (BANXICO), convocó a rueda de prensa bajo la consigna de presentar oficialmente el nuevo billete de 200 pesos, sin embargo esto se convirtió en un asunto secundario al anunciar una aplicación móvil que hace uso de una tendencia tecnológica: realidad aumentada (RA), lo que generó altas expectativas y múltiples cuestionamientos. En el Observatorio TIC de la Universidad de Colima, nos dimos a la tarea de revisar la novedad y resumir los puntos más importantes.

BilletesMx, está disponible para los sistemas operativos iOS y Android. Uno de los primeros hallazgos, es hablar del peso de la aplicación. La descarga normal es de 230 MB, sin embargo, es necesario esperar por 124 MB adicionales, lo que implica 370 MB. Sí, es un tamaño similar al de algunas redes sociales como WhatsApp o Facebook. Al abrir, lo primero que el usuario verá es el aviso legal, que está compuesto por dos declaraciones, 9 incisos y 12 cláusulas, que versan desde las condiciones de uso, los derechos de propiedad intelectual, la exclusión de responsabilidad, hasta aspectos como la gratuidad. Una vez leído lo anterior y aceptadas las condiciones, se despliega una especie de tutorial que precisa –lo que podemos denominar- los cuatro objetivos de la app:

Conoce- los elementos de seguridad.
Descubre- detalles y elementos artísticos.
Observa- cobrar vida a los billetes mediante realidad aumentada.
Visita- página para encontrar el histórico de billetes.

Al momento BilletesMx cuenta con la opción gráfica de billetes con denominación de 200 y 500 pesos. Al dar clic sobre cualquiera de ellos, comienza el recorrido de los elementos que ayudan a identificar lo genuino del billete. Mismos que forman parte de la campaña mediática desde hace más de dos años: a) relieves sensibles al tacto, b) hilo 3D, c) leyenda de aniversario, d) fondos lineales, e) elementos que cambian de color, f) cédula descriptiva, g) folio creciente y h) cédula descriptiva, en la parte frontal. Mientras que en la parte posterior, también retoma a) los fondos lineales, b) la cédula descriptiva.

Además de los elementos mencionados, que forman parte del icono en forma de billete, hay un segundo icono que podemos identificar como un ojo con un subíndice de más, el cuál básicamente es la novedad: la realidad aumentada. Que es importante precisar, únicamente funcionan con billetes de la familia G. Allí se aprecian algunas animaciones y se resaltan las medidas de seguridad. En cuanto al tercer icono, es el isotipo del Banco de México y, al seleccionarlo, se despliegan las opciones de contacto a través de redes sociales.

La aplicación fue tendencia durante el fin de semana por la discusión que despertó en los usuarios, quienes al principio, asumieron que se trataba de un mecanismo para detectar a través del escaneo (confundido con la realidad aumentada), la autenticidad de un billete en circulación. Situación que fue aclarada a través de un hilo en la cuenta de Twitter oficial de Banxico. Aunque, en los términos y condiciones (para quienes lo leyeron), precisa la función lúdica y no de validación de la herramienta tecnológica. Es vital destacar, además, que no es una app para todos los dispositivos –aunque usen la nomenclatura Smartphone– ya que hay requerimientos y características importantes, como la definición de la cámara.

En conclusión, podemos destacar como ventajas:

  • Se observan de manera interactiva los elementos de seguridad.
  • Es rápida y fácil de usar.
  • Te da recomendaciones que puedes aplicar para identificar la autenticidad.
  • Tiene información de todos los billetes en circulación.

De forma genérica, algunas áreas de oportunidad radican en:

  • Características especiales para el rendimiento óptimo en los teléfonos.
  • No garantiza la autenticidad de los billetes (aunque eso lo precisa desde los términos y condiciones).
  • Actualmente solo funciona con la serie G de billetes.
  • El peso de la app es alto y por ende se necesita una conexión rápida para su descarga.

Sin embargo es una opción tecnológica y didáctica para introducir al conocimiento e identificación de elementos de seguridad.